Periódicamente, le transmitiremos las últimas noticias en materia fiscal y sobre nuestra asesoría.

 

Nueva ley de autónomos

 

Con fecha 25/10/2017 se ha publicado en el BOE la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo. En materia tributaria, las novedades que incorpora dicha ley son las siguientes:

  • Si un autónomo trabaja desde casa, podrá deducir una parte de los gastos derivados de la titularidad de su vivienda (IBI, comunidad, seguros...). . En concreto, deberá calcular la proporción entre los metros cuadrados de vivienda utilizados en la actividad y los metros cuadrados totales. Y sobre esa proporción deberá aplicar el 30%. El resultado será el porcentaje de gastos por suministros que se podrá deducir.
  • Un autónomo también podrá deducir los gastos de manutención soportados que estén relacionados con su actividad, con los topes previstos para las dietas de los trabajadores (26,67 euros o 48,08 euros diarios, según se trate de desplazamiento dentro del territorio español o al extranjero, respectivamente, y siempre que no haya pernocta; o 53,34 y 91,35 euros diarios, respectivamente, si hay pernocta en municipio distinto al del lugar de trabajo habitual y del que constituya la residencia). En todo caso, los gastos deberán satisfacerse por medios telemáticos (por transferencia bancaria o con tarjeta, por ejemplo). Asimismo, el autónomo deberá guardar evidencias de que están relacionados con la actividad.

Los cambios indicados entran en vigor a partir del 1 de enero de 2018. Pulse aquí para acceder al texto de la mencionada ley.

Cambios en las retenciones a partir del 12 de julio

 

A partir del 12 de julio se han introducido cambios en los tipos de retención aplicables durante el año 2015:

  • Rentas de actividades profesionales y por impartir cursos: los rendimientos satisfechos a partir del 12 de julio de 2015 quedan sometidos a un tipo fijo de retención del 15% (el 7% en el año de inicio de actividad y los dos siguientes). La retención aplicable sobre los rendimientos satisfechos hasta el 11 de julio de 2015 se mantiene en el 19% (el 9% en caso de inicio de actividad).
  • Alquileres, rendimientos del capital mobiliario y otros rendimientos hasta ahora sometidos a una retención del 20%: cuando la obligación de retener nazca a partir del 12 de julio de 2015, el tipo de retención se fija en el 19,5%. En caso de que la obligación de retener haya nacido antes de dicha fecha, el tipo aplicable sigue siendo del 20%.
  • Administradores: El tipo general de retención aplicable durante todo el año 2015 se mantiene en el 37%. En caso de administradores de entidades con un importe neto de la cifra de negocios inferior a 100.000 euros, el tipo de retención es del 20% hasta el 11 de julio de 2015 y del 19,5% a partir de dicha fecha.
  • Rentas del  trabajo: se ha establecido una nueva tabla para el cálculo de retenciones, que es aplicable para los rendimentos que se satisfagan a partir del 12 de julio de 2015:
Base retención (Hasta) Cuota Resto base (Hasta) Tipo aplicable
0,00 0,00 12.450,00 19,50%
12.450,00 2.427,75 7.750,00 24,50%
20.200,00 4.326,50 13.800,00 30,50%
34.000,00 8.535,50 26.000,00 38,00%
60.000,00 18.415,50 En adelante 46,00%

 

En caso de rentas del trabajo, las empresas podrán optar por regularizar el tipo de retención aplicable a partir de la primera nómina que satisfagan a partir del 12 de julio, o bien a partir de la primera nómina que satisfagan a partir del 1 de agosto (en este último caso, durante el mes de julio deberán aplicar los tipos de retención que venían aplicando hasta junio de 2015).

Régimen Especial de CRITERIO DE CAJA.pdf
Documento Adobe Acrobat [38.1 KB]

Limitación de pagos en efectivo:


• El artículo 7 de la Ley 7/2012, de 29 de octubre, de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude, establece la limitación  de pagos en  efectivo respecto de determinadas operaciones.

 

En particular se establece que no podrán pagarse en efectivo las operaciones, en las que
alguna de las partes intervinientes actúe en calidad de empresario o profesional, con un
importe igual o superior a 2.500 euros o su contravalor en moneda extranjera. 

 

No obstante, el citado importe será de 15.000 euros o su contravalor en moneda extranjera cuando el pagador sea una persona física que justifique que no tiene su domicilio fiscal en España y no actúe en calidad de empresario o profesional.

 

A efectos del cálculo de las cuantías indicadas, se sumarán los importes de todas las
operaciones o pagos en que se haya podido fraccionar la entrega de bienes o la prestación de servicios. Se entenderá por efectivo los medios de pago definidos en el artículo 34.2 de la Ley 10/2010,de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo.

 

En particular, se incluyen:


o El papel moneda y la moneda metálica, nacionales o extranjeros.
o Los cheques bancarios al portador denominados en cualquier moneda.
o Cualquier otro medio físico, incluidos los electrónicos, concebido para ser utilizado
como medio de pago al portador.

 

Respecto de las operaciones que no puedan pagarse en efectivo, los intervinientes en las operaciones deberán conservar los justificantes del pago, durante el plazo de cinco años desde la fecha del mismo, para acreditar que se efectuó a través de alguno de los medios depago distintos al efectivo. Asimismo, están obligados a aportar estos justificantes a requerimiento de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

 

Esta limitación no resultará aplicable a los pagos e ingresos realizados en entidades de
crédito. El incumplimiento de las limitaciones a los pagos en efectivo mencionadas es constitutivo de infracción administrativa.

 

Serán sujetos infractores tanto las personas o entidades que paguen como las que reciban total o parcialmente cantidades en efectivo incumpliendo la limitación indicada. Tanto el pagador como el receptor responderán de forma solidaria de la infracción que se cometa y de la sanción que se imponga. La Agencia Estatal de Administración Tributaria podrá dirigirse indistintamente contra cualquiera de ellos o contra ambos. 

 

La infracción será grave.

 

La base de la sanción será la cuantía pagada en efectivo en las operaciones de importe igual o superior a 2.500 euros o 15.000 euros, o su contravalor en moneda extranjera, según se trate de uno u otro de los supuestos anteriormente mencionados.

 

La sanción consistirá en multa pecuniaria proporcional del 25 por ciento de la base de la
sanción.

 

Esta acción no dará lugar a responsabilidad por infracción respecto de la parte que intervenga en la operación cuando denuncie ante la Agencia Estatal de Administración Tributaria, dentro de los tres meses siguientes a la fecha del pago efectuado en incumplimiento de la limitación, la operación realizada, su importe y la identidad de la otra parte interviniente.

 

La denuncia que pudiera presentar con posterioridad la otra parte interviniente se entenderá por no formulada. La presentación simultánea de denuncia por ambos intervinientes no exonerará de responsabilidad a ninguno de ellos.